Volver a estudiar: la motivación y perseverancia es lo más importante.

Cuando enfocamos nuestros esfuerzos y nuestros recursos personales algo mágico ocurre.

Tener claras las metas y los pasos para lograrlo produce un efecto increíble en nosotros y en los equipos que debemos liderar.

Hay una vieja historia que cuenta que un grupo de ranitas trataban de subir un monte… algunas los hacían rápido otras lo hacían lento, unas empujaban otras corrían… algunas se cansaban y no seguían intentando.

Finalmente una ranita logra llegar  a la cima y todas las demás le preguntan ¿cómo lo lograste? La ranita no respondía, ¿cómo lo lograste?, la ranita no respondía ¿cómo lo lograste? Le preguntaron casi gritando… a ahora te escucho: lo logré porque no escuchaba cuando decían: no vas a poder es muy alto, no vas a poder estas muy cansado, no vas a poder.

Cuando fijas una meta mucha gente te va  a desalentar. Debes perseverar. Lo que estás haciendo es importante, es trascendente, puede hacer la diferencia.

Escucha tu propia voz interior.

Estudiar cuando además debemos conciliar nuestros tiempos con trabajo y familia puede ser una tarea ardua y compleja. Pero vale la pena. Serás una mejor persona una vez que completes el proceso y estarás mejor preparado para futuras batallas.

Los grandes líderes se destacan por  su tesón, esfuerzo y perseverancia.

Te recomendamos leer 8 motivos para volver a estudiar siendo adulto.

http://noticias.universia.com.ar/en-portada/noticia/2015/01/29/1119108/8-motivos-volver-estudiar-adulto.html

Reforzar permanentemente tu decisión te ayudará a llegar a tu meta.

Mucha Suerte y Éxito.